Menu

VANDALISMO EN COLMENAR VIEJO

  • Escrito por miguel

Según los datos presentados por la Delegación del Gobierno en Madrid la delincuencia en Colmenar Viejo ha descendido un 35% en 2013. Aparentemente vivimos en un entorno apacible.StaDeAvila

Llevo doce años viviendo aquí y ciertamente podemos considerar en general a Colmenar como una población tranquila dónde suele haber pocas noticias de sucesos. Lamentablemente esta apreciación está dejando de ser cierto, desde hace al menos dos años en la zona de la urbanización Santa Teresa de Ávila, la realidad es otra. Llama la atención dado el aparente nivel económico del barrio muy evidente por los precios de sus viviendas, como han proliferado grupos de jóvenes que especialmente en el Paseo del Cristo, más conocido como la plaza de Santa Teresa, se dedican a destrozar el mobiliario urbano, dejan los soportales como auténticas pocilgas, con la anuencia de algunos bares que les proporcionan comida para llevar. Estas bandas juveniles/adolescentes, también han sumado a sus fechorías la violación del derecho de propiedad entrando de forma ilegal en los garajes robando extintores que esparcen por los altrechos soportales.

Pero con ser lo descrito suficientemente denunciable, es tan sólo una parte de los que sufrimos los vecinos. Ahora se han sumado grupos de jóvenes que por sus fechorías entran en la categoría de delincuentes. Éstos no se conforman con ahondar en la destrucción ya descrita sino que además circulan con ciclomotores a su antojo por la plaza peatonal, con el consiguiente peligro, patean balones contra las fachadas de los edificios, destrozan farolas y árboles, trapichean con sustancias ilegales y no se limitan a robar extintores sino que también se atreven con vehículos.

La situación descrita conlleva algunos agravantes, la zona es privada de uso público, eso significa que el mantenimiento lo sufragamos las cuatro comunidades que conforman esa plaza, además cada una de ellas se han tenido que proveer de sistema de seguridad privada para tratar de disuadir a los maleantes. Cosa que no siempre se consigue como ya se puede deducir de lo descrito.

La respuesta del Ayuntamiento es, al menos, discreta. En ocasiones acude a las llamadas de los vecinos, en ese momento se disuelve el altercado, pero en cuanto la patrulla desaparece la

plaza vuelve a ser territorio sin ley.

Pediría, como presidente de una de las comunidades afectadas, que se tomaran medidas efectivas, la presencia policial en la zona haría bastante por esa mejora. La organización de actividades alternativas para los jóvenes, más allá del botellón, sería una estupenda medida profiláctica, pero eso da para otra reflexión más amplia.

 Juan José Longarela Gómez.

Secciones

Enlaces

Noticias Local

Herramientas

Quiénes Somos

Síguenos en...