Menu

Venezuela

  • Escrito por miguel

            Bajo el inicial respaldo popular, el gobierno de Carlos Andrés Pérez se enfrentó al levantamiento de la calle, conocido como caracazo, pidiendo un cambio radical de rumbo. A raízVenezuela de ese año 1989, comenzó en Venezuela un proceso que volvió a irrumpir con el intento de golpe de Estado de 1992 protagonizado, entre otros, por Hugo Chávez. El final de la andadura, iniciada a finales de la década de los ochenta, culminó en la presidencia de éste último. Hugo Chávez; en el comienzo de su carrera; en declaraciones públicas, se autoproclamó humanista; no marxista ni socialista; hasta que encontró en Cuba, una alianza que lo llevó a manifestarse como trotskista, y fiel amigo del dictador cubano.

            A raíz de ahí, el impulso de Chávez de la CELAC, UNASUR, MERCOSUR y ALBA, cambió la escena internacional, por su papel integrador en Latinoamérica; y el valor clave del presidente venezolano en la OPEP, que trajo una alianza estratégica de los países no alineados con Venezuela, incluyendo el bloque del este asiático; Rusia y China.

Venezuela, es innegable reconocerlo, es uno de los principales países situados en el punto de mira de Estados Unidos, entre otras razones, por ser uno de los principales países productores de petróleo. Si bien es cierto que la política comercial de los principales países desarrollados ha consistido en esquilmar los recursos de los países pobres, a través de los commodities; esto es, la catalogación de la riqueza nacional como producto comercializable y por tanto susceptible de beneficiar en su explotación a la práctica totalidad de las empresas explotadoras, y apenas al país productor; no lo es menos, que el modelo venezolano representa la otra cara de una misma moneda. Es decir; gracias a la comercialización del petróleo; se ha destinado el beneficio obtenido, en labores educativas, sanitarias, o de vivienda. Pero, ¿qué pasaría si Venezuela dejase de producir petróleo, hecho que tarde o temprano sucederá? Al no disponer de un verdadero modelo económico, sucumbirá.

La pésima gestión del gobierno de Maduro está llevando al país al borde del precipicio económico. Sin embargo, la política de dar al pueblo bienes y servicios, arrastra al populismo a picar en el anzuelo; sin darse cuenta, que a sus espaldas se asesina, se detiene o tortura, se modifican las leyes y se adaptan al molde de un país en apariencia democrático; por cuanto dispone de un sistema electoral ejemplar; pero que acapara la práctica totalidad de poderes al servicio de quien gobierna. El resultado es el estallido de una revolución, por supuesto alentada desde ciertos sectores, pero seguida por una amplia mayoría de la población, que sale a la calle a entregar su vida por un cambio político, económico y social. Los grupos armados, paramilitares, están asesinando a los dirigentes opositores, así como a estudiantes que se manifiestan en la calle, en un año electoral en el que se decide el futuro del continente.

                                                                                  Rubén López

Secciones

Enlaces

Noticias Local

Herramientas

Quiénes Somos

Síguenos en...